Linfocitos B

Micrografía de un linfocito B humano del sistema inmune de un donador sano

Los linfocitos B o células B son un tipo de linfocito y un componente esencial de la respuesta inmune humoral. Los linfocitos B son un componente esencial del sistema inmunitario adaptativo. Las funciones principales de los linfocitos B son:

  • Fabricar anticuerpos contra antígenos
  • Funcionar como células presentadoras de antígeno (APC)
  • Eventualmente transformarse en células de memoria B después de ser activados por la interacción con un antígeno. 1

Los linfocitos B tienen dos procesos de maduración y diferenciación. El primero se produce en la médula ósea, que no está expuesta a los antígenos. El segundo proceso de maduración se produce en el ganglio linfático. En esta segunda etapa la célula B se diferencia en otros tipos de células: células plasmáticas y células B de memoria.

Desarrollo y diferenciación

Maduración independiente del antígeno

Es la fase que se produce en la médula ósea. Aquí se producen todas las células sanguíneas del cuerpo.

Maduración dependiente del antígeno

Se produce en el ganglio linfático. Se produce después de la activación de células B mediante la unión de antígenos y co-estimulación. Estas señales promueven la diferenciación de los linfocitos B en células plasmáticas y células B de memoria.

  • Las células plasmáticas secretan anticuerpos que son responsables de la neutralización de antígenos mediante la unión a ellos, de modo que se conviertan en objetivos más fáciles para los fagocitos. Las células plasmáticas mueren a los pocos días. Los anticuerpos permanecen en el sistema durante un poco más de tiempo.
  • Las células B de memoria se forman específicamente contra antígenos encontrados durante la respuesta inmune primaria; ya que pueden vivir mucho tiempo. Las células de memoria permanecen en el cuerpo durante mucho más tiempo que las células plasmáticas y anticuerpos, a menudo años. Son importantes para proporcionar inmunidad, ya que pueden responder rápidamente durante una segunda exposición a su antígeno específico.

Cuando se activa un linfocito B, produce anticuerpos, unas proteínas que luchan contra antígenos. Los anticuerpos son específicos para un único antígeno, por lo que hay muchos tipos de células B en el cuerpo.

Todas las células plasmáticas que descienden de una sola célula B producen el mismo anticuerpo que está dirigido contra el antígeno que estimula la maduración. El mismo principio se aplica con las células B de memoria. Por lo tanto, las células plasmáticas y células de memoria “recuerdan” el estímulo que dio lugar a su formación.

Función de los linfocitos B en el sistema inmune

Linfocito B infectado por el virus de Epstein-Barr

La primera vez que se encuentra un antígeno, la respuesta inmune primaria, la reacción es lenta. Después de haber sido estimuladas por las células T auxiliares, las células B comienzan a replicarse y se convierten en células plasmáticas o células B de memoria. Las células plasmáticas producen anticuerpos para luchar contra el antígeno, pero el antígeno también tiene tiempo para multiplicarse. El efecto del antígeno en las células del cuerpo es lo que causa los síntomas de la enfermedad. Inicialmente, puede tomar días o incluso semanas de suficientes anticuerpos para ser producidos para derrotar el material invasor.

Si el antígeno infecta de nuevo el cuerpo, las células de memoria responden casi inmediatamente. Comienzan a multiplicarse de forma inmediata y se convierten en células plasmáticas. Esto hace que los anticuerpos se produzcan prácticamente de forma instantánea. En estas infecciones posteriores, la respuesta es tan rápida que los síntomas se pueden prevenir. Esto se conoce como la respuesta inmune secundaria y es lo que da inmunidad a una enfermedad.

Después de la respuesta primaria, un pequeño número de células B se desarrollan en células B de memoria, que expresan inmunoglobulinas de superficie de alta afinidad (principalmente IgG), sobreviven durante un período de tiempo más largo, y permitir una rápida respuesta secundaria.

Referencias

  1. Mauri, Claudia; Bosma, Anneleen (2012). “Immune Regulatory Function of B Cells”. Annual Review of Immunology 30: 221–41. doi:10.1146/annurev-immunol-020711-074934. PMID 22224776.